Medicina

Homeopatía

¿Qué es?

Es un método terapéutico para la prevención, alivio o curación de enfermedades utilizando medicamentos homeopáticos. Estos medicamentos se seleccionan de forma individual para el enfermo en función de la ley de similitud, enunciada por el Dr. Samuel Hahnemann, fundador de la Homeopatía, a finales del siglo XVIII.  

La ley de similitud o ley de los semejantes dice que una sustancia capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es también capaz de curar síntomas semejantes en una persona enferma, administrándo esa sustancia en dosis mínimas. 

En homeopatía, y especialmente en enfermedades crónicas, el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas que van apareciendo, se busca ayudar al paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural. Para ello, el médico homeópata en la consulta tendrá en cuenta, además de los síntomas o problemas de salud que presenta el paciente, su constitución física y su forma de reaccionar y sensaciones frente a la enfermedad, además de factores de mejoría o de empeoramiento. Por eso se dice que el tratamiento, en homeopatía, es más individualizado. 

Además, estos medicamentos tienen la ventaja de que en general, no presentan contraindicaciones, interacciones medicamentosas ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma del medicamento, por lo que se recomiendan habitualmente para todo tipo de pacientes, incluso niños, embarazadas y enfermos polimedicados. 

Según el caso, estos medicamentos se utilizan solos, en exclusiva, o junto a otros tratamientos, sobre todo en enfermedades crónicas. En este caso, la utilización de los tratamientos homeopáticos asociados a los convencionales, permite en muchos casos, bajo supervisión del especialista, reducir la medicación convencional y/o sus efectos secundarios.

La eficacia de la Homeopatía la avalan los más de 200 años de experiencia clínica de médicos homeópatas de todo el mundo y los trabajos de investigación que se realizan en este campo

Servicios

Entre las enfermedades que se benefician más del tratamiento homeopático podemos destacar las siguientes:  

  • Problemas otorrinolaringológicos y bronquiales: 
    Otitis, rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis, laringitis, traqueitis, y bronquitis, asma… Tanto infecciosos como alérgicos.

  • Problemas digestivos: 
    Acidez, ardor, pesadez, malas digestiones, flatulencia, úlcera gastro-duodenal, diarrea, estreñimiento. náuseas, vómitos. aftas…

  • Problemas cardiocirculatorios: 
    Hipertensión arterial, arteriopatías periféricas. varices, pesadez de piernas…

  • Problemas ostero-articulares:
    Todo tipo de dolor muscular y/o articular sea por artrosis o por artritis, dolor de cuello, de hombros, de codos, de muñecas, lumbago, lumbociática, dolor de rodillas, dolor de tobillos, esguinces, contracturas…

  • Traumatismos:
    Todo tipo de traumatismos: caídas, golpes, contusiones, fracturas óseas

  • Problemas urológicos:
    Infecciones urinarias de repetición, prostatismo…

  • Problemas ginecológicos: 
    Dolor durante la regla, alteraciones de la regla, síndrome premenstrual, trastornos de la menopausia, infertilidad…

  • Problemas dermatológicos: 
    Eczemas, urticarias, acné vulgar, acné rosácea, forúnculos de repetición, verrugas vulgares, papilomas plantares, molluscos contagiosos, herpes simple y zoster, psoriasis

  • Problemas neurológicos:
    Cefaleas, migrañas… 

  • Problemas oftalmológicos:
    Conjuntivitis, blefaritis, orzuelos, dacriocistitis, uveítis…

  • Problemas de comportamiento y psiquiatricas: Ansiedad, angustia, depresión, estrés…

  • Problemas pediátricos:
    Otitis, anginas, bronquitis, asma, diarreas, vómitos, problemas de piel, aftas, problemas durante la dentición, trastornos del sueño, alteraciones en el rendimiento escolar, alteraciones en el comportamiento…

  • Problemas endocrinológicos:
    Obesidad, hipotiroidismo, hipertiroidismo…

  • Disminución de las defensas:
    Infecciones de repetición: garganta, senos, nariz, oídos, conjuntivas, laringe, bronquios, pulmón, piel, vejiga…

  • Cuidados paliativos 
    En el tratamiento de los diversos síntomas que aparecen en el curso de la evolucíón de la enfermedad, mejora el estado general del paciente y contrarrestra los efectos secundarios de otros tratamientos.

Preguntas Frecuentes

La fitoterapia, productos a base de plantas, contienen ingredientes activos extraídos de esas plantas en dosis ponderales. Los medicamentos homeopáticos, sin embargo, contienen diluciones infinitesimales de sustancias de origen animal, vegetal, mineral o químico 

En países como Francia, Reino Unido o Alemania, los medicamentos homeopáticos se encuentran dentro del Sistema Nacional de Salud, sin embargo, en España no son reembolsados por la Seguridad Social

La rapidez de los tratamientos, tanto de los homeopáticos como de los convencionales, depende de la enfermedad que estén combatiendo. Afecciones como estados gripales, tos, cólicos del lactante, dolor asociado a la dentición… requieren un alivio rápido, de horas o días. Sin embargo, las patologías que duran varios meses o incluso años, patologías más crónicas, como alergias, dermatitis, asma… suelen llevar más tiempo, tanto con medicamentos homeopáticos como con convencionales. Y es en estos tratamientos donde la homeopatía es de gran utilidad, usada generalmente junto a los medicamentos convencionales para ayudar a disminuir o espaciar las crisis o las recaídas 

En España los medicamentos homeopáticos no son de prescripción obligatoria. Como ocurre con la mayor parte de los medicamentos, el consejo farmacéutico, en el caso de afecciones menores, y el diagnóstico médico, en patologías más graves o crónicas, son indispensables para establecer el tratamiento más adecuado para cada enfermo

Es un médico que, después de obtener su licenciatura en Medicina y Cirugía, completó su formación con títulos en Homeopatía: títulos propios de postgrado de Universidades españolas, como la Universidad de Murcia, UPNA y Universidad de Zaragoza, y centros privados de enseñanza con formación acreditada por el Sistema Nacional de Salud, como el CEDH (Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía) 

La gran ventaja de los medicamentos homeopáticos es que, en principio, pueden tomarlos todo el mundo. También mujeres embarazadas, niños, personas polimedicadas o alérgicos a determinados tipos de medicamentos tales como antiinflamatorios, ácido acetilsalicílico o paracetamol. En cualquier caso y como ocurre con cualquier medicamento es recomendable consultar con el médico o farmacéutico antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento 

Sí, es posible tomar medicamentos homeopáticos durante el embarazo, siempre bajo supervisión del especialista, que podrá recomendarte el tratamiento más adecuado para tu caso. De hecho, los medicamentos homeopáticos son de gran interés durante el embarazo, no sólo para las afecciones propias del embarazo (hemorroides, nauseas…) sino también para afecciones generales que pueden manifestarse durante el periodo de gestación (estados gripales, tos, dolor de garganta, alergias…); para la preparación al parto (ansiedad previa, por ejemplo), parto (ayuda en la dilatación…) y postparto inmediato (cansancio, ayuda a la recuperación…).

Para los niños, los medicamentos homeopáticos se pueden disolver con un poco de agua en un vaso o en el biberón. Es importante renovar la preparación cada día. En cada administración se suele tomar 5 gránulos o 1 dosis.  

La toma se debe hacer preferentemente fuera de las comidas para una mejor absorción del medicamento. Productos como la menta y el café, no interfieren en la acción del medicamento, aunque es recomendable tomarlos con cierto tiempo de margen. 

En general, no se han descrito efectos secundarios relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos 

Programa tu cita. Es fácil, rápido y seguro

No dudes en llamarnos
91 553 56 36

También puedes dejarnos tu mensaje en nuestro contestador
Facilitanos tu número de teléfono

Ir al contenido